POPULAR POSTS

 El mar reciclado para el mar

La firma almeriense Ilovebelove diseña ropa de baño de forma artesana a partir de redes de pesca

La fibra con la que se trenzan las redes de pesca tiene vida más allá de curtirse al sol y cubrirse de salitre con el arrastre del pescado. Lo sabe bien Carmen María Castro, almeriense de 40 años que se ha apoyado en una técnica innovadora que logra regenerar ese material y transformarlo en licra para hacer ropa de baño. Lo que viene del mar se recicla para volver a él.

Esa es parte de la filosofía que impregna Ilovebelove, la firma de ropa de baño que Castro fundó con su pareja, el fotógrafo y diseñador gráfico Eduardo Santillana, encargado de la imagen y de la web. “El nombre, amo ser amado, determina la esencia del proyecto”, explica Castro en conversación telefónica. “Lo que hacemos son prendas que nacen del amor y de la honestidad”. Esa honestidad radica en que todos los materiales que Castro emplea en sus diseños deben ser reciclados y todo el proceso debe desarrollarse en Almería.

Ilovebelove nace en 2104, pero el camino hasta la creación del primer bañador confeccionado artesanalmente se prolonga hasta 2017. “En 2015 diseñamos el primer bañador, nos gustó la experiencia y empezamos a indagar dónde podríamos encontrar materiales que pudiéramos trabajar en España y, si fuera en Almería, mejor. Investigamos mucho en todo lo relacionado en innovación tecnológica en textil”, indica Castro. Al final dieron con Econyl, una patente italiana que es la base de sus prendas.

Los diseños de Ilovebelove abrazan la sencillez y absorben la arquitectura y la luz del Mediterráneo, presente en todo el proceso de creación: desde las redes en las que se apoyan sus diseños hasta las formas que los inspiran, pasando por su producción. Tienen oficina en la localidad almeriense de Adra y trabajan directamente con un taller familiar de Roquetas de Mar. “No quiero renunciar a tener el taller cerca, el hecho de que puedas pasar por allí hace que todo sea más fluido”, afirma Castro.

Ese minimalismo mediterráneo de formas rectas y asimétricas es el imán que atrae a clientes nórdicos, los que más compran después de los españoles. Las prendas se pueden adquirir por Internet y en dos tiendas de Almería —dónde si no—. “A la gente le gusta probarse la ropa de baño”, explica.

Castro, fiel a su filosofía, no tiene miedo a crecer en ventas pero no quiere que el negocio se desborde. Esa contención es una de las razones por las que sus colecciones son reducidas, unas 200 piezas. “Garantizamos la exclusividad y evitamos una expansión desmedida. Todo debe ser ecológico y hecho en Almería”, insiste. Además, sus modelos además son asequibles: oscilan entre los 26 y los 79 euros.

El éxito de esta línea ha llevado a Castro y a Santillana a embarcarse en otra colección, byCarmen, que aún no cumple los parámetros de ropa reciclada y en la que la diseñadora se permite incluir alguna una nota discordante entre tanto minimalismo. “Me tomo licencias con el lunar”, advierte.

 

Autor: Eva Saiz - El país

Super User