POPULAR POSTS

Tendencia 50/50

Las prendas con estampados y colores por partida doble, dispuestos mitad y mitad, son la prueba de que la industria de la moda no le tiene miedo a la bipolaridad estética

La tendencia de las prendas divididas en dos mitades, que según la publicación comenzó con la camiseta Antwerpen de Demna Gvasalia para Vetements en 2015 –¡qué raro!– y continuó en la colección de primavera 2016 de Marc Jacobs, en el Off-White de Virgil Abloh durante varias temporadas y en la última colaboración de Gosha Rubchinskiy para Burberry, ahora promete asomarse a las tiendas ‘high street’ más populares –Zara ya ha tocado la tendencia en su nueva colección– y ponernos mucho más fácil aquello de elegir estampado o gama cromática. “¿Para qué elegir cuando puedes tenerlo todo?”, es la consigna que parece gritar esta corriente que divide en dosmitades tanto prendas como accesorios y que veremos consolidarse en los próximos meses.

Esta primavera-verano 2018 han sido muchas las firmas que han apostado por combinar tejidos, tonos y longitudes en una misma pieza. “La intención es crear un 2 en 1 que cubra las necesidades de cualquier ocasión y que, al mismo tiempo, no pase desapercibido”, defendía Juan Carlos Pajares, responsable de la firma JCPajares en el último suplemento de Colecciones de Vogue España. En sus páginas, firmas como Alexander Wang, Calvin Klein 205W39NYC, Public School o Dries Van Noten daban el pistoletazo de salida a esta tendencia en la temporada actual en la que nos encontramos.

Pero si hay dos firmas que prometen hacer mucho más por la bipolaridad estética que nadie en los próximos meses, esas son Prada y Céline. La primera se ha plagiado a sí misma rescatando estampados de anteriores colecciones –de primavera 2014 y de otoño 2015, tal y como desvela Diet Prada en su cuenta de Instagram– para crear sus nuevas camisas y chaquetas de nylon de prefall 2018 cuya división por la mitad resulta cuanto menos irónica: cómo crear una prenda (y una tendencia) nueva a partir de la yuxtaposición de dos motivos antiguos.

La última propuesta de Céline creada enteramente por Phoebe Philo, la colección prefall 2018, incluye varias prendas que responden a esta tendencia “mitad y mitad”: de una camisa con cuellos cisne cuyas dos tonalidades se dividen de forma perfectamente simétrica a un par de camisas bicolor cuya línea trazada en diagonal también combina tejidos de diferente índole, pasando por una sudadera que combina dos colores, uno por delante y otro por detrás. Sus botines y sandalias de primavera 2017, uno de cada color siguiendo la tendencia mismatched, ya hacían presagiar este nuevo giro hacia la dualidad estética.

A pesar de que en Dazed hablan de tres posibles motivos por los que esta tendencia va en aumento –según el autor, podría tratarse de una representación de la nueva generación multitarea, de la división política actual que vivimos o porque, de cara a las redes sociales, podemos sacarles más partido a las prendas dobles–, nuestra teoría va por otros derroteros: ¿está la moda tratando de mandarnos un mensaje en torno al reciclaje? Las prendas, por muy nuevas y lujosas que sean, no dejan de hacer referencia a la creación de nuevas piezas a partir de retales de otras. Teniendo en cuenta el auge de la economía circular y el reciclaje como conversación preferente en la industria, no sería de extrañar que la propia moda esté en pleno ejercicio de auto-observación y que esto sea el resultado de esa tendencia global hacia la reutilización de prendas y materiales.

La última en apuntarse al 50/50 antes de que lleguen los meses de frío –cuando es posible que la veamos con más asiduidad– ha sido el ángel de Victoria’s Secret que más sabe de tendencias, Elsa Hosk. La modelo sueca lució en su cuenta de Instagram hace cosa de una semana un pantalón de silueta culotte cuya mitad izquierda presenta un estampado de raya diplomática y cuya mitad derecha es de estilo safari. ¿Recurso estético, adaptación a una nueva realidad plagada de extremos o mensaje eco entre líneas? Solo el tiempo lo dirá.

 

Super User